Las zapatillas no son la solución para las lesiones en el running

¿Te has lesionado corriendo una carrera o entrenando para ella? Con una alta probabilidad te aseguro que la respuesta es sí, y es más: me atrevo a decir que la vuelta a correr fue (o esta siendo) dura, y frustrante, por no poder hacer de manera normal esta actividad que tanto se ama.

¿Te has comprado “buenas zapatillas” para evitar lesiones? Ya me imagino viéndote en internet leyendo foros respecto de cual modelo funciona mejor para pronador, o cual tiene más talón para absorber el impacto, o buscando tal o cual tienda que tiene un footscan. Es muy probable que a pesar de tener este cuidado con las zapatillas, de cuando en cuando vuelves a tener una lesión, pero no necesariamente la misma.

Si la respuesta es sí a los dos párrafos anteriores, entonces estás haciendo lo mismo que la mayoría: hacer siempre lo mismo esperando un resultado diferente.

La industria de las zapatillas vino a “tratar” de solucionar un problema cuando en EEUU se dió el boom de los corredores por allá por los 60, pero lo único que consiguió fue cambiar el punto más común de lesiones: se pasó del pie a la rodilla y cadera.

Las lesiones no son culpa de las zapatillas ni del terreno en donde se corre. Punto.

¿Te has preocupado de la mecánica del correr? O algo más básico ¿te has preocupado de cómo te mueves y desenvuelves en este mundo, regido por la ley de gravedad?. Es aquí donde entra el Método Pose de Correr , y donde entro yo con mi fascinación por esta técnica revolucionaria, la cual se centra en lo importante, en la técnica de correr, a tal punto que las zapatillas pasan a último plano.

Por cierto, siempre habrán algunos privilegiados que se pueden dar todos los lujos y aun ser buenos y no tener grandes lesiones (no cero), pero enfrentémoslo, no somos la mayoría. Ejemplo de estos tenemos a Ronaldo en el futbol, que con claro sobrepeso aún pudo brillar en el futbol profesional y dejar en ridículo a sus rivales, o corredores de clase mundial que tendrán tiempos infinitamente mejores a los que tenemos la mayoría.

La buena noticia es que con un poco de dedicación y compromiso, se puede mejorar, alcanzar el 100% del rendimiento posible y algo mucho mejor a mi juicio: prolongar la actividad que tanto se quiere como es el correr.

Si te has sentido identificad@ con este artículo, sígueme en este blog, y pronto (pensemos primeros días de noviembre) espero que podamos vernos en nuestros primeros entrenamientos. Tus comentarios son bienvenidos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s